Saturday, March 26, 2016

ARQUITECTO II - Herzog & De Meuron, Borges y sus espejos.
Herzog & De Meuron


“Los espejos corresponden al hecho de que en casa teníamos un gran ropero de  tres  cuerpos  estilo  hamburgués. Esos  roperos de caoba, que  eran   comunes  en  las   casas  criollas  de   entonces (…) Yo  me acostaba  y  me veía triplicado en ese espejo  y sentía el temor de que esas imágenes no correspondían exactamente a mí y de lo terrible que sería verme distinto en alguna de ellas”. (1)


HM 01.jpg


El edificio de 56 Leonard Street en Tribeca es y seguirá siendo uno de los edificios más distintivos de New York. Su forma que ya se ve recortada en el skyline de la ciudad y es una forma muy diferente. Sus alternativos balconeos y plataformas se destacan por desafiar constantemente la ley de gravedad que a estas alturas (150 mts) es algo realmente audaz. No es un edificio más, sino uno que ya nació como un ícono. No es un edifico tipológico, ya que casi ninguna de las obras de estos arquitectos lo son, sino todo lo contrario, son piezas especiales, reformulaciones de programas o desafíos a los estandares de concepción que promueven y estimula la imaginación.


57 pisos de edificio residencial en la intersección de Church Street y Leonard Street en el distrito histórico de Tribeca en el downtown Manhattan se va a elevar por sobre su vecindario de edificios de principios del siglo XX. La torre tendrá 145 residencias, cada una de ellas diferente de la otra, es decir que no hay  planta “tipo” y cada uno de los departamentos tendrá su jardín exterior privado. Todos tendrán vistas únicas de la ciudad y de los pisos mas altos se ve también el Océano Atlantico. Las alternativas dobles alturas y la dramática dilución del interior exterior harán de estos departamentos espacios individualizados de un altísimo valor comercial.


De la memoria de proyecto de los arquitectos:


La torre de gran altura es un ingrediente importante dentro de la ciudad contemporánea. Sin embargo las torres residenciales se han destacado únicamente por su altura más que por su forma  y asi han perdido personalidad y han caído en el anonimato. Típicamente torres residenciales mientras que aumentan su cantidad de unidades, a menudo no logran mejorar las condiciones de vida. Las plantas tipo producen estructuras repetitivas y anónimas sin beneficios adicionales o cualidades arquitectónicas a pesar de las densidades increíbles que logran. Para aquellos que viven en estas estructuras, esta experiencia de la igualdad y la repetición puede ser relativamente desagradable. 56 Leonard Street actúa en contra de este anonimato y la repetición, que emana de tantas torres del pasado reciente. Su aspiración es lograr que, a pesar de su tamaño, un personaje que es individual y personal, tal vez incluso íntimo.


HM 02.jpg
El proyecto se concibe como una pila de casas individuales, donde cada casa es única e identificable dentro de la pila global. Una cuidadosa investigación de los métodos de construcción locales reveló la posibilidad de cambiar y variar piso-losas para crear esquinas, voladizos y balcones - todas las estrategias fueron aplicadas para proporcionar las condiciones individuales y diferentes en cada apartamento. En la base de la torre, la pila se ajusta a la escala y las condiciones locales específicas en la calle, mientras que la parte superior se desalinea y ondula para fusionarse con el cielo. En el medio, el escalonamiento y la variación en los niveles medio más controlada y sutil, como en un eje de la columna.


Para romper la tendencia a la repetición y el anonimato en edificios de gran altura, 56 Leonard Street fue desarrollado a partir del adentro hacia el fuera. El proyecto se inició con habitaciones individuales, tratándolas como "píxeles" agrupados juntos en una base piso por piso. Estos píxeles se unen para informar directamente el volumen y para dar forma a la parte exterior de la torre. Desde el interior de la experiencia de estos píxeles es como entrar en una serie de grandes ventanales.

La estrategia de los cuartos “pixelados” también ocurre en la sección con la creación de un gran número de terrazas y balcones. Si bien se han cuidado as visuales para evitar enlaces visuales directos en departamentos vecinos, estos espacios al aire libre proporcionan enlaces indirectos visuales entre las personas - tal vez desconocidos - que comparten el edificio. Estas casas-en-el-cielo, forman una pila de cohesión, un barrio vertical, algo parecido a determinados barrios de Nueva York con su mezcla distintiva de la proximidad y la intimidad en la misma medida.
HM 06.jpg
La parte superior de cualquier torre es su elemento más visible y, de acuerdo con esto, la parte superior de 56 Leonard Street es la parte más expresiva del proyecto. Esta expresividad es lograda exponiendo el programa de los departamentos que constan de diez penthouses a gran escala con amplios espacios al aire libre y amplias zonas de estar. Estos grandes componentes del programa se registran en el exterior como bloques de gran escala, en voladizo y cambiando de acuerdo a las configuraciones internas y el deseo de capturar puntos de vista específicos, que finalmente resulta en la expresión escultórica de la parte superior.


Mientras tanto, la base de la torre responde al carácter especial de Tribeca. Esta es una parte de Nueva York que se caracteriza por una amplia gama de construcción de escalas - desde pequeñas casas adosadas a grandes bloques industriales y los edificios de gran altura en todas partes de la ciudad. Mediante la agrupación de 'píxeles' de varios tamaños, incluyendo el vestíbulo, plataformas de estacionamiento y servicios de vivienda, la torre refleja e incorpora cada una de estas escalas de barrio.
HM 07.jpg
El aspecto general de la torre es en gran medida resultado de la aceptación y la búsqueda del límite de simples y familiares métodos locales de construcción. El volumen del edificio tiene proporciones extremas - en el límite de lo que es estructuralmente posible - y dada su relativamente pequeño tamaño, es excepcionalmente alta y esbelta. El edificio también muestra sus “huesos” estructurales y no oculta el método de su fabricación por debajo de las capas de revestimiento. Las losas de hormigón están expuestas registrando el apilamiento piso por piso del proceso de construcción y las columnas de hormigón exhiben la magnitud de las fuerzas estructurales en juego para ser experimentado desde el interior. El sistema de escalonamiento, retrocesos y pixelación está animado aún más a través de ventanas que se abren en cada segunda o tercera unidad de la fachada. Esta característica inusual para edificios de gran altura también permite a los ocupantes para poder controlar directamente la entrada de aire natural.


En conjunto, estas diferentes estrategias: la consideración de la torre desde adentro hacia afuera, responder a escalas locales, y maximizar el potencial de los sistemas locales de construcción, producen un edificio en el que sólo cinco de los 145 apartamentos se repiten. Por otra parte, no hay dos plantas de piso iguales, dando a los habitantes en este proyecto su propia casa única caracterizada por distintos momentos de la individualidad dentro de la pila global.(2)


En su base y para hacer este edificio aún mas particular, habrá una escultura del artista indo-britanico Anish Kapoor. La escultura estará completamente integrada el edificio y será una superficie espejada, similar a la presentadas en forma temporal, en Chicago que se llamó “Cloud Gate” (Puerta en la nube) y en el Rockefeller Center “Sky Mirror” (Espejo del cielo). En estas tres  obras (la temporales y esta que va a ser permanente) el artista propone una gigante reflexión distorsionada por sus curvaturas de la calle. Cloud Gate estaba ubicada en una plaza y la imagen que reflejaba era la de los visitantes y su entorno, pero las reflexiones estaban distorsionadas por una superficie perfectamente y alternativamente lisa cóncava y convexa. El Sky Mirror estaba ubicado en la entrada al Rockefeller Center desde la 5ta Avenida y era un espejo circular en este caso solo convexo.
HM 04.jpgHM 05.jpg


Las tres obras ofrecieron y ofrecerá  al transeúnte una imagen reflejada alternativa es decir distinta de la realidad que aterrorizarían al mismísimo Jorge Luis Borges que vería en ellos otra imagen que no es él.


HM 08.jpg


Arq. Adrian F. Menichelli
amenichel@hotmail.com



  1. Jorge Luis Borges: la biblioteca, símbolo y figura del universo, Pag. 140
  2. Memoria de proyecto de los arquitectos ver su website (mi propia traducción)

Todas las fotografías son sacadas de la memoria de marketing del edificio.

No comments:

Post a Comment