Sunday, March 20, 2016

CALATRAVA Y EL CUERPO

“Y el hecho es que nadie, hasta ahora, ha determinado lo que puede el cuerpo, es decir, a nadie ha enseñado la experiencia, hasta ahora, qué es lo que puede hacer el cuerpo en virtud de las solas leyes de su naturaleza, considerada como puramente corpórea, y qué es lo que no puede hacer salvo que el alma lo determine (...) Además, nadie sabe de qué modo ni con qué medios el alma mueve al cuerpo, ni cuántos grados de movimiento puede imprimirle, ni con qué rapidez puede moverlo. De donde se sigue que cuando los hombres dicen que tal o cual acción del cuerpo proviene del alma, por tener ésta imperio sobre el cuerpo, no saben lo que se dicen, y no hacen sino confesar, con palabras especiosas, su ignorancia…” Baruch Spinoza (1)

Varias veces he pasado por Ground Zero en downtown Manhattan y vi de lejos World Trade Center Transportation Hub (WTC Transportation Hub). Esta es la primera obra de Calatrava en New York. A pesar los de muchos recortes en sus movimientos (tenía unas alas que se agitaban como el museo de Milwaukee) y la constante re-ingeniería de costos, la ciudad terminó gastando 4 mil millones de dolares (el doble de lo presupuestado inicialmente) y tardó en construirse mucho mas tiempo del planificado. Estos son valores y contratiempos que construyeron mucha opinión en el tiempo, sumó detractores y relegó muchas otras obras quizás hubieran sido mas productivas para la ciudad. (2)  



Yo era muy escéptico respecto de la obra quizás porque me sumaba al las críticas. Pensé que le faltaba escala, que no podía verse todo de un vistazo, que era demasiado blanco, que era demasiado alto, que estaba demasiado cerca de los edificios vecinos. Pensé que los materiales iban a ser demasiado monolíticos, que los arcos no se iban a juntar nunca. Pensé que difícil adaptarse a las variables, códigos y las restricciones de New York. Pensé que había pasado demasiado tiempo y que se había des-contextualizado, que había perdido vigencia, que había perdido su lugar en el plan general y que no iba a poder re ubicarse. Pensé que era un plato volador que se había asentado en la plaza de las piletas y que no iba a poder mimetizarse con el lugar, pensé, pensé…









El jueves pasado se abrió al público . . .el domingo era destino obligado. Si bien no se puede acceder desde sus entradas naturales que son el  Memorial del 11/9 y el Fulton Center (una entrada a 9 líneas de subte) había una entrada posible desde el edificio Número Cuatro en el conjunto WTC (Arq. Fumihiko Maki). Después de una laberíntica serie de pasillos muy amplios que servirán de acceso al edificio, llegué al espacio central elíptico debajo del “oculus” que es la plataforma central desde donde se conectan: la calle, el Path y el Subway. Estas son dos líneas diferentes de subterráneos que se conectan con Hoboken (New Jersey) y con toda la isla de Manhattan, respectivamente. En un nivel intermedio entre la calle y esta plataforma hay un balcón que rodea todo el espacio y donde se alinean locales comerciales. Hay muchos lugares donde todavía no es posible acceder, pero es mas que suficiente lo que se ve para poder apreciar la calidad espacial en la que estoy.



Todo lo que había especulado, sensaciones y variantes se esfumó. Me equivoqué completamente. Desde los materiales, los colores, la luz, la estructura, las proporciones, las perspectivas, todo apunta a lo que creo que es un obra de arquitectura sin precedentes.
Calatrava trabaja siempre desde el cuerpo, siempre lo representa en alguna medida. Hace referencia constante al movimiento corporal y al funcionamiento orgánico. Muchas veces son solo algunas ideas muy simples como el edificio Torso o incluso el museo de Milwaukee. En algunas obras demasiada literalidad quizás pero con una complejidad y obsesión por el detalle admirables. Sus croquis y trabajos sobre el cuerpo muestran un dominio de la proporción y expresividad corporal notables. Me resultó conmovedor el trabajo que hay puesto en la materialidad de las costillas y en cada encuentro de materiales o piezas. El conjunto es blanco (como casi toda su obra) pero tiene una opacidad, y una textura muy particular que remite más a una estructura ósea que a algo estructural. No es solamente la pintura que recubre y protege del fuego estas cuadernas de doce toneladas, hay algo más, algo que tiene que ver más con el aspecto del yeso que recubre un brazo quebrado. Eso es, ese material que toma y se acomoda perfectamente al cuerpo para sostenerlo y cuidarlo, para mantenerlo erguido cuando no puede con su propia voluntad. Al ser opaco tiene una diferente lectura, es más etéreo digamos: volátil. Todo el tiempo se siente que estamos en presencia de algo orgánico, algo que en cualquier momento comienza a moverse.
Pero no es solo el material o su textura y color, sino también su forma que recuerda, y recrea, el cuerpo. En alguna medida lo reinventa, porque no existe un cuerpo con esa forma. No es una vértebra, pero cumple la función de la vértebra, y parece una vértebra. No es una costilla pero cumple la función de la costilla y parece una costilla. No es piel, pero es la piel de vidrio que cubre todo el exterior. Quizás está ahí, en el casi-ser… en el medio de parecer y ser de un cuerpo y por eso, es libre de cobijar poesía y abrir la imaginación. Estas costillas cuando llegan al piso lo esquivan, hacen un codo para volver hacia la pared  conectándose como una articulación y terminar en una columna embebida en el muro que a su vez se pierde en el vidrio de los locales comerciales. Parecen infinitas porque se pierden en las claraboyas superiores (oculus) y vuelven re-aparecer y proyectarse hacia el lado opuesto produciendo el esqueleto de las alas. Son también blancas y óseas. Así es como se pierde la noción de materialidad, se entiende que hay algo más que las sostiene, pierden sus doce toneladas para disiparse en algo etéreo y muy liviano. Durante la noche el proyecto se ilumina desde abajo hacia arriba, produciendo un efecto aún mas contrastante entre la oscuridad y la luz. Es interesante observar que Calatrava considera las costillas blancas como hazes de luz que de noche se iluminan de forma que el día es la materialización de esa luz. Así el color blanco se sigue resignificando y se le pueden encontrar otros posibles niveles de lectura.


Cuando Calatrava presenta su proyecto en el Jardín de Invierno del WTC (2004), presenta un dibujo de un chico lanzando una paloma al aire (ver el final del video presentación del proyecto de la website del arquitecto en este link). Este gesto le valió el eufórico aplauso de todos los presentes. Pero más allá de lo que dijo, detrás de esas palabras se esconde el juego personal, el del Santiago Calatrava que pone su roll de jugar al servicio del proyecto y literalmente juega y representa todas estas ideas juntas:
Si, el oculus se abre como las manos del niño.
Si, el blanco representa la paloma que a su vez representa la paz después de tanto odio.
Si, la estructura simula una paloma o un ave en el momento de despegar del piso.
Si, desde adentro vemos que esta estructura podría ser esa paloma.
Todo se conjuga en un sutil juego entre la poesía y las ideas propias y de todos para producir este icono que pertenece a la ciudad, que es público y lo podremos disfrutar cada vez que visitemos el Memorial.
Entonces lo que hizo Calatrava es un cuerpo, tiene su esqueleto y su piel, tiene movimiento y su propia estabilidad. Representa con mucha sutileza su naturaleza ósea y orgánica.
La cita entonces de Spinoza es más concluyente. Nadie sabe de lo que es posible un cuerpo sin la presencia del alma… el WTC Transportation Hub tiene alma, es el alma que lo lleva al primer plano en espacios que conmueven, tiene el alma de los que murieron en el ataque de 11/9. Por esto y por todo lo que no puede traducirse en palabras y que quizás pueda verse en las fotos, es que creo que este es un ícono audaz y contemporáneo que puede con su propia alma, que será heredado por futuras generaciones que mirarán al pasado para comprender cuales son los elementos necesarios para emocionar, para entender cómo crear poesía y para generar un mensaje positivo después de padecer tanta violencia concentrada en un solo lugar.


Arq. Adrian Menichelli





  1. Baruch Spinoza - ETICA, parte III, proposición II, escolio.
Recomiendo dos artículos que pueden ampliar y describir mejor la situacion: New York Times y en la revista on line Architecture este último compara las preferencias de la administración de la ciudad (Karrie Jacobs)

No comments:

Post a Comment