Friday, April 1, 2016

Z A H A   H A D I D
1950 - 2016


Estoy muy conmovido.

Estando ya en diseño 3 ó 4 de mi carrera, un día nos encontramos mirando unos cuadros de Zaha Hadid; muy oscuros, llenos de líneas de colores muy estridentes. Podíamos adivinar quizás alguna planta y secciones que se superponían, croquis con puntos de fuga muy lejanos que se montaban unos sobre otro. Había plantas que se trasladaban en el espacio, era algo casi onírico.  Sólo dibujos, cuadros pintados en acrílico, todavía no era construcción. La atracción que esos dibujos nos produjeron fue algo dificil de resistir, y hablo en plural porque no era yo el único que estaba obnubilado por ellos , sino todo el curso (profesor incluido). Creo que a esa altura, ya habíamos visto todas las revistas posibles que había en la hemeroteca y estábamos llenos de Meier’s, Corbu’s, Wright’s, Foster’s, etc. todos muy formales, muy “racionales”. Pero a partir de estos dibujos es que empezamos a pensar de que la geometría no tenían que ser noventa grados , que los planos podían tener aristas agudas y que el rectángulo podía soportar alguna desviación. Asi como el punk en la música permitió sonidos que hubieran sido muy molestos en otro tiempo,  estos dibujos de Zaha Hadid nos abrieron el pensamiento hacia otros destinos más impredecibles y desconocidos.


(1)
Coincidió esa época con un poco más de apertura y entonces llegaban revistas y libros a través de la librería Concentra que se hacían un poco más accesibles. Asi y todo no eran tantas la imagenes que podíamos juntar comparando con la oferta de hoy. Estábamos expectantes de ver los edificios de la Internacional de Valencia o en las olimpíadas de Barcelona. Pero creo que ninguna de esas nuevas y estridentes obras se comparaba con aquellos dibujos que vimos aquella vez.


Es y era difícil imaginarse el futuro, sobre todo cuando muchas veces sentimos que “el futuro llegó . . . .hace rato . . .todo un palo . . . .  ya lo ves”. Como alumnos,  pensar hacia adelante tenía mucho de idealismos y prejuicios; pero sabíamos que el futuro sería muy diferente de los Supersónicos o Astroboy. Era pensar concretamente de qué manera lo existente podía evolucionar y tomar forma, digamos,  sino inalcanzable, al menos imaginable o posible.


Pocos artistas han podido pensar el futuro. Ray Bradbury en su novela Fahrenheit 451 crea un futuro que atemoriza quizás un poco pesimista ,con su guerra contra los libros. Lovecraft, Bioy Casares y también George Lucas vieron hologramas en diferentes formas y épocas, cuando todavía  ni siquiera existían. Ridley Scott hace un Blade Runner que también pronostica un oscuro, contaminado pero muy urbano futuro. Le Corbusier en un contexto de reconstruction diseña cómo es la ciudad del futuro.
Todavía son menos los que son capaces de pensar hacia adelante y ser lo suficientemente audaces para materializar eso que pensaron. Este es el caso de Zaha Hadid. El poder de su obra está estrictamente relacionado con esta capacidad de imaginar y concretar con una rigurosidad y obsesión inigualables el futuro.


La práctica de la arquitectura tiene siempre limitaciones. Recuerdo una clase teórica que el arquitecto Sacriste dio en el aula Ralba de la Facultad de Arquitectura en Ciudad Universitaria, donde nos preguntó qué creíamos que era más fácil: hacer una casa en el medio del campo o en la ciudad?  En nuestras “ansias” de libertad muchos nos apresuramos a responder. . . ¡el campo! Muy calmado nos respondió que no, porque en la ciudad hay más limitaciones y es más fácil lidiar con limitaciones que con algo ilimitado,  ya el ocho sesenta y seis por XX del terreno, nos pone un límite que no se encuentra en el campo. Creo que Zaha Hadid concentra lo ilimitado del pensamiento y lo posible de la concreción, con la complejidad y limitaciones que propone la ciudad. Quizás su primera obra construida fue el Cuartel de Bomberos Vitra. No tengo dudas de que cumple con todos los requerimientos de código y zonificación,  pero al mismo tiempo transpira una libertad inusitada porque fue capaz de imaginar-se en el futuro y su propuesta todavía hoy tiene vigencia, todavía hoy parece una obra de lo que podría ser el futuro.


(2)


Zaha Hadid forma parte de esa elite de arquitectos y artistas con firma propia que se los contrata o invita a competir porque ellos van a proponer algo diferente,  no solo desde lo formal, sino también desde lo programático. Muchas de sus obras y de su legado se ha construido o está en construcción de forma que ,de alguna manera,  ya está inmortalizada.


Vaya mi admiración más profunda para esta mujer que ha pisado tan fuerte en terreno que suele ser reservado más a ellos que para ellas. No parece haberse dado cuenta Zaha, quien ha recibido cantidad innumerable de premios que durante años han sido otorgados a muchos arquitectos hombres. Entre ellos el Pritzker en 2004 y tantos otros que sería imposible enumerarlos aquí (solo seguir este link a su website).


(3)

Ella demuestra que la arquitectura, el futuro, la tenacidad y la obsesión no es cuestión de sexos ,sino de tener el talento necesario para defender con profesionalidad ideas de las que hemos y seguiremos aprendiendo por mucho tiempo.


R.I.P Zaha Hadid


Arq. Adrian Menichelli

Agradecimiento:
Patricia Piñeiro y Andrea Aciar




  1. Estacion de bomberos Vitra. Weil am Rhein, Alemania (completado 1993)
  2. Master plan para Londres 2066
  3. Foto aerea de MAXXI: museo de Siglo XXI, Roma Italia 1998 - 2009

Todas las fotos de Zaha-Hadid.com

No comments:

Post a Comment