Monday, September 5, 2016

NORMAN FOSTER in NY

“(...) la casa refugio del soñador, la casa que protege al soñador, la casa que permite el sueño en paz” ― Gaston Bachelard, Poética del Espacio.

¿Qué sueña entonces el habitante del loft y el de una villa clásica?

La simetría juega un papel preponderante en las plantas de las villas palladianas. Sus plantas y volúmenes completan este discurso de simetrías infinitas. No había escasez de recursos, por lo que no importaba demasiado qué era lo que los espacios contenían, sino que era más importante el responder al llamado de la ley de simetría. Esta era la expresión de la opulencia y cada una de sus villas se encargaba de dar una muestra exquisita de cómo componer clásico. El orden simétrico y racional como oposición a lo irracional y espontáneo. El contexto de sus obras y la diferencia entre el adentro y el afuera de estas obras eran el contrastante. No solo espacialmente,  sino que el afuera era un afuera hostil y salvaje, completamente separado de la opulencia que se vivía en estas villas donde sus dueños habitaban rodeados de sirvientes, una realidad completamente diferente de lo que un campesino podía experimentar.
El exterior de la villa es suburbano, pero mucho más suburbano que hoy, ya que la ciudad era un lugar protegido ;  por lo cual estar separado de ella, significaba casi vivir completamente escindido de lo que “pasaba” allí. Los espacios de estas villas están también segregados en sus plantas, no hay lugares que compartan más de un uso, sino todo lo contrario, los espacios no están conectados. Los límites de las áreas son determinantes, tajantes y estrictos. Son pre anunciados, hay una sala previa a cada espacio, hay un hall antes de los dormitorios, hay un hall recepción que anuncia la visitante. No hay sorpresas, imprevistos ni espontaneidad.
En la Villa Rotonda,  a las cuatro salas que son los espacios principales de la planta baja, se llega no sin antes atravesar un hall al que se ingresa pasando por los cuatro lugares de acceso que tiene el edificio. Aún más, estos cuatro vestíbulos están precedidos por un pórtico con columnas que a su vez tienen una escalinata indicando no solamente lo distante y los pasos que uno tiene que atravesar para llegar a esas salas, sino también la diferencia de nivel en altura que siempre habla de la importancia. En el plano más bajo, la gente común y en el más alto,  los destacados. Un podio olímpico tiene diferentes niveles y el público está en un lugar por debajo del bronce.

Más contemporáneo en el pensamiento y en su concepción es el loft, tal vez un poco demodé hoy, pero interesante para oponerlo a la composición clásica,  ya que está realmente en el otro extremo. En su original concepción era un espacio que aprovechaba las viejas y abandonadas construcciones industriales, en un momento en que las industrias se habían retirado de la ciudades dejando su estructuras vacías. Comienzan a ser espacios de alto valor inmobiliario, dado su relativamente bajo precio en relación con la cantidad de metros disponibles. En su concepto, el loft es un espacio sin ningún tipo de ley u orden más que su cáscara. No hay paredes, de manera que todo es un gran espacio, área de dormir se mezcla con área de cocina, estar y hasta trabajo, son lo mismo. El mobiliario constituye entonces la arquitectura básica que determina un poco el comportamiento de las áreas.

Comparando uno y otro: la villa, expresa una forma de existencia espacial que tiene una funcionalidad y sirve solo para eso, mientras que la flexibilidad y la indeterminación  son expresadas claramente en los loft típicos de los 90.

Estas dos opuestas formas de existencias espaciales tienen sus dos habitantes diferentes.
Podríamos pensar en el dueño de las villas italianas como un dueño de campo o un comerciante que recibe periódicamente gente en su casa, o es visitado, que necesita cierto protocolo de visita, un lugar donde alguien lo espera. Mientras que el habitante del loft podría ser un matrimonio joven con un hijo o probablemente sin hijos, quizás una persona sola que se apropia del vacío y lo personaliza, un profesional, etc.


Un loft expresa esta forma de existencia que tiende más a la flexibilidad, la tolerancia a que los límites se transpongan, que se establezcan áreas grises, aceptando los matices y las transiciones. Cierto lugar del espacio que hoy sirve como lugar de esparcimiento, mañana es lugar de trabajo. Las simetrías son más utilizadas hoy por la arquitectura oficial, la de los edificios públicos, agencias del gobierno,  quizás porque han utilizando durante mucho tiempo estructuras neoclásicas, apelando a la solemnidad del lenguaje clásico y a la estructuración espacial que el mismo lenguaje naturalmente impone. En su acepción residencial, estas composiciones hablan de una constitución  familiar tradicional, menos tolerante a los cambios y las indeterminaciones.

551 West 21st Street

“Con la inspiración de la grandeza de apartamentos históricos de la ciudad, el concepto interior combina la calidez de la familia tradicional que vivían con privacidad, confort y lujo contemporáneo (...) el concepto de los interiores combina el calor de la tradicional forma de vida familiar con la privacidad, el confort y el lujo contemporáneo (. . .)” (1)





Un edificio con vistas espectaculares ha planteado Norman Foster en New York sobre la costa del río Hudson. Una obra que va a representar está clasicidad y opulencia como quizás ningun otro edificio en la ciudad. En cada planta, en cada departamento se ve claramente la sucesión de espacios que preanuncian el próximo, que no se conectan ni se relacionan al estilo de las villas palladianas, esta vez dejando de lado la composición simétrica y usando más una composición en espina con vestíbulos centrales y puertas que se alinean en los laterales.

Sin lugar a dudas el edificio es una pieza de gran valor en toda la paleta de arquitectos que están en la ciudad y probablemente,  estos departamentos van a ser tomados por un segmento del público bien determinado. Las ventanas tienen un tratamiento muy particular. Para lograr que  se separen de la masa del edificio, se pegan a un marco de aluminio interior que hace que parezca flotar en la superficie del volumen, despegándose con una buña perimetral que arroja una sombra muy profunda. Un detalle bastante complejo, pensando en las estrictas normas del código de energía de la ciudad , ya que es obvio que el marco de la ventana produce un puente térmico significativo.

El conjunto tiene una cantidad de “amenities” inusual. La planta baja recrea el espacio procesional del adentro y afuera de las villas palladianas, con obras de arte en la recepción de doble altura, gimnasio, 24x7 doorman con valet parking, entrada de servicio separada, sala de juegos para chicos, etc.(2)
El edificio tiene muchos detalles y funcionalidades pocas veces visto, apunta a un público muy exclusivo y con un alto poder adquisitivo, el penthouse sale $57.500.000 (3)









Sus vecinos son: por detrás el High Line, a una cuadra y también sobre el rio Jean Nouvel, una cuadra y media Frank Gehry, a nueve cuadras el Whitney Museum of American Art. rodeado de estos grandes nombres no podía ser menos Sir Norman Foster hace su impronta , como siempre con un altísimo nivel de diseño y profesionalidad que en este caso es comprender la demanda muy exclusiva y exigente


(1) De la memoria de proyecto en la website de Norman Foster y Asoc.
(2) Ver website de los desarrolladores en este link

(3)  Ver website the Brown Harris Stevens en este link

No comments:

Post a Comment